lunes, 14 de junio de 2010

Superpoderes

Cuando estuvimos por allí llegamos a la conclusión de que a Londres, si se va de visita turística, la mejor época es cuando los días sean largos, ya que en noviembre, a eso de las cuatro y media o cinco de la tarde ya empezaba a anochecer y cerraba todo muy pronto. Uno de los lugares más recomendables es el Museo de Historia Natural. La arquitectura del edificio merece por sí misma la pena, se puede imaginar al Harry Potter revoloteando con su escoba por el gran salón principal, esquivando huesos de dinosaurio. Hay colecciones de animales disecados, esqueletos, plantas... es muy didáctico, sobre todo para los niños, y para tener tiempo de verlo con detalle. Personalmente me llamaron la atención las salas de geología, donde están representadas todas o casi todas las rocas, minerales y gemas del mundo. Clasificadas por composición, origen, utilidad, colores, etc...pasear por la salas decoradas en negro, en las que los minerales son los protagonistas, fue todo un espectáculo. Desde los minerales más simples y habituales a los más raros, provenientes desde todas partes del mundo. Desde Cádiz (azufre de Conil de la Frontera) hasta...
...¡el planeta Kripton! Curiosa la anécdota de que tienen hasta Kriptonita, jeje. Resulta que en la película "El retorno de Supermán" se describe la composición química de la única materia capaz de acabar con los poderes de Superman. Supongo que los guionistas se inventaron un nombre químico de un compuesto inexistente hasta el momento: "hidróxido de silicato de sodio litio boro con flúor". Pero resulta que, posteriormente, una empresa minera británica (que casualmente tiene nombre castellano, "Riotinto" ya que sus primeras excavaciones se remontan a las minas onubenses a finales del siglo XIX), encontraron en una mina de Serbia un nuevo mineral que posteriormente fue analizado. Su fórmula química fue..."hidróxido de silicato de sodio litio boro" (sólo le faltaba el flúor, pero la coincidencia fue casi total). A diferencia de la Kriptonita, este material terrestre es blanquecino, terroso y no emite radiación: tal vez si algún laboratorio logra agregar flúor a dicha sustancia la pueda convertir en un material parecido al de la kryptonita del comic.
"Deberemos tener cuidado con el mineral, no querríamos privar a la Tierra de su más famoso superhéroe", ironizaba Stanley, el científico director de la investigación. El mineral descubierto, considerablemente duro pero muy granulado, no pudo llamarse "kriptonita" porque no tiene nada que ver con el kriptón, un gas noble incoloro de la tabla periódica. En su lugar, recibió el nombre de jadarita, porque fue en una mina de la región de Jadar (Serbia) donde se localizó el mineral.

No sé si era por efecto de la piedra o por las enomes distancias que hay que recorrer en Londres para ir de un sitio a otro. Lo cierto es que salimos del museo algo cansados. Pero vistas como la de esta última foto animan para seguir el camino.



P.D.: Ni que decir tiene que la historieta de hoy está dedicada para un fan de Superman que conozco bastante bien (más o menos desde que nació).