miércoles, 15 de diciembre de 2010

Capítulo 1 del viaje a Egipto - Preparación del viaje y llegada

El deseo inalcanzable de visitar el país de los faraones se iba materializando a principios del año 2009 casi sin planteárnoslo demasiado, porque viajes de este tipo, como las cosas importantes de la vida, no hay que pensarlas mucho pues corremos el riesgo de que la cruda realidad (trabajo, dinero, tiempo) se imponga. Pero por 8 días y 7 noches abandonamos el mundo real e hicimos un viaje en el espacio pero sobre todo en el tiempo…

…y tanto tiempo leyendo cosas de Egipto y soñando con que algún día pudiéramos estar allí que cuando veíamos llegar el momento casi no nos lo creíamos, como si no fuese la cosa con nosotros..

A lo largo de los muchos posts que siguen repasaremos con pelos y señales los detalles de un viaje que realmente merece la pena realizar al menos una vez en la vida. Nosotros, como afortunados por haber estado allí, tenemos la obligación de contarlo a nuestros familiares y amigos para que al menos por medio de nuestros fotos y palabras, puedan estar allí con la imaginación. ¿Nos seguís?


Escogeremos entre los libros y documentos acerca de Egipto que hemos tenido a nuestro alcance antes y después del viaje los pasajes de la historia más representativos o curiosos, ya sea de historia, literatura y opiniones, para tratar de ilustrar, amenizar y poner en contexto lo que pudimos ver en estas míticas tierras del País de Kemi o de las Tierras Negras.
Seguiremos los relatos de Sinuhé, veremos como era el templo de karnak en su máximo esplendor, cómo se levantaron los obeliscos, quién se atrevió a pasar una noche entera solo dentro de la Gran Pirámide…

Tras consultar opiniones en varios foros de internet y contrastar algunas ofertas de varias agencias, nos decidimos por el mayorista Royal Vacaciones, contratando el viaje en una sucursal de Viajes Marsans (que aún no había quebrado aunque nos libramos por poco). La mayoría de las opiniones de los internautas decían que lo mejor y más seguro era viajar con El Corte Inglés y concretamente con el mayorista Galaxia (aunque El Corte Inglés también ofrece viajes con otros mayoristas), pero el precio se disparaba. En cuanto a Royal Vacaciones, había por ahí algún que otro comentario negativo, como con todos los mayoristas que no fuera Galaxia y pocos más. Por eso íbamos en este sentido a la aventura: ¿cómo será nuestra habitación en el barco?, ¿cómo será el guía?,…pero afortunadamente, como iremos viendo, la decisión en general fue bastante acertada.
Este fue nuestro intenso recorrido:
  • Lunes, 27 de Abril de 2.009: Vuelo de Madrid a Lúxor y embarque.
  • Martes, 28 de Abril de 2.009: Visitas en Lúxor (Karnak, Valle de los Reyes, Templo de Hatshepsut, Colosos de Memnón, Templo de Lúxor y Casa de las Esencias).
  • Miércoles, 29 de Abril de 2.009: Navegación a Edfú y Esclusa, Templo de Horus en Edfú, navegación a Kom Ombo, Fiesta de la Chilaba.
  • Jueves, 30 de Abril de 2.009: Templo de Sobek en Kom Ombo, navegación hacia Asuán, Presa de Asuán, Fábrica de Papiro, paseo en faluca, visita al poblado Nubio, Templo de Isis en Philae y espectáculo nubio en el barco.
  • Viernes, 1 de Mayo de 2.009: Abu Simbel, vuelo a El Cairo.
  • Sábado, 2 de Mayo de 2.009: Pirámides y Esfinge en Giza, Menfis y Saqqara, visita nocturna de El Cairo, y espectáculo sufí.
  • Domingo, 3 de Mayo de 2.009: Museo de Antigüedades de El Cairo, barrio copto, mezquita de Alabastro y Mercado Khan el-Khalili.
  • Lunes, 4 de Mayo de 2.009: vuelo a Madrid.
El domingo por la noche, como siempre, terminábamos de hacer las maletas a última hora, para cambiar la costumbre, y comenzábamos el viaje con falta de sueño, pues había que tomar el Ave Sevilla-Madrid muy temprano, a eso de las 6:15 horas.

Desplazamiento en AVE a Madrid para tomar el vuelo.

Aterrizaje en Luxor y primer contacto con los “Habibis” egipcios. Nada más llegar nos pusieron en cola para gestionar los visados. Nos dieron el nombre de nuestro guía (Yasser), el nombre del barco (grata sorpresa, el Nile Crown II), y las habitaciones. El morito que nos atendió estaba muy activo pero se bloqueaba el pobre con facilidad. Eso de que fuéramos cuatro personas con un único titular del viaje no entraba en sus planes y tuvimos que esperar un poco más que los demás para formalizar el papeleo. Debido a ello, tras pasar por la garita del policía que nos selló el pasaporte, no nos enterábamos de dónde estaban nuestras maletas…
¡¡¡ Primer sello en el pasaporte!!! que no caduque antes de seis meses contando a partir de la fecha de visado, o no dejan entrar en Egipto.
Aunque para casi todo aceptan euros, es aconsejable cambiar algún dinerillo en moneda del país (libras egipcias) y nosotros aprovechamos la cola en la aduana para acercarnos a la ventanilla del cambio de moneda.
Tras varias horas de viaje en avión y el pequeño problema de las maletas en el Aeropuerto de Lúxor, nos recibió el que sería nuestro guía durante el viaje (Yasser) y comenzó a explicarnos cosas generales del viaje mientras que el autobús nos llevaba al puerto. Finalmente, tras un largo día de taxi, tren, avión y autobús, por fin llegamos al barco que nos pasearía por el río más largo del mundo…
…El Nile Crown II, que traducido resulta…
la Joyita del Nilo Segunda Parte.
Al contratar el viaje nos dijeron que nuestro barco sería el Nile Crown I, el primero y más antiguo que la versión II. De hecho, habíamos visto las fotos del NC-II en el folleto publicitario y nos dio pena porque nuestro barco sería su antecesor, del que dicho sea de paso encontramos poquísima información en internet.
Es más, cuando llegamos al mostrador de Royal Vacaciones en Barajas venía reflejado otro barco de la empresa Isis que era incluso de menor calidad que NC-I, y eso nos mosqueó un poco. Pero nos llevamos una grata sorpresa cuando al fin nos alojaron en el NC-II.
Desde que metimos las maletas en el autobús ya no tuvimos que preocuparnos de cargarlas en ningún momento del viaje. Detalles como éste nos hacía creernos personas importantes (bueno, lo somos, pero tú me entiendes)…
Qué bien sienta llegar a un hotel (o barco) con las manos vacías y pedir la llave...que aunque no tanto como las maletas pero también pesaba lo suyo, con pedazo de llavero en forma de cartucho incluido.

Es la hora de un primer vistazo al barquito. Desde el “jol”…Las salitas de estar decoradas con pasajes del antiguo Egipto.
Y una vista nocturna de la cubierta desde la pequeña piscina.

Pero ya investigaremos el barco más adelante, que ahora toca la primera cena buffet. Todo incluido menos las bebidas, que el camarero apuntaba para pagarlas al final del crucero.
Y poco más por hoy, a descansar, que mañana será un día fuerte lleno de excursiones.

¡Hasta el próximo capítulo!
Referencias bibliográficas: