martes, 3 de mayo de 2011

Capítulo 8 del Viaje a Egipto - Navegación hasta Edfu: Lanzamiento de chilaba

Como habéis podido comprobar, el primer día fue intenso. Llegamos ya por fin al relato del segundo día en Egipto, que comenzará con un relajante paseo en la motonave por el Nilo. Salimos de Lúxor y llegaremos a Edfú, no sin antes atravesar la esclusa situada a la altura de Esna. Dirección río arriba, o lo que es lo mismo, de Norte a Sur. 
Como si de un "moisés" se tratara, ya nos movemos por el Nilo, aunque gracias a los motores de la barquita lo hacemos a contracorriente (foto de la decoración de una de las estancias de la motonave).
Gracias a google marcamos puntos de salida, intermedio y final de la travesía de hoy. A vista de pájaro se puede observar claramente porqué la prosperidad de Egipto se concentra entorno al Nilo: más allá de lo verde reina el desierto...
Y ya vemos las Tierras de Kemi desfilando a nuestros costados
 
 Primer plano de las aguas del Nilo desde la planta más baja de la motonave, junto al comedor.
 

En una de las veces que volvimos a nuestro camarote, una vez ya arreglado por el servicio de habitaciones, nos encontramos con una sorpresa: una cobra, tan amenazante como inofensiva, nos vigilaba desde el baño. Menos mal que sólo era de tela. 
Sin duda alguna los momentos más resaltables de esta mañana fueron el que hemos denominado "lanzamiento de chilaba" y el momento en el que el barco atraviesa la esclusa en Esna.
Lanzamiento de Chilaba
Resulta que esta noche tocaba en el barco la "Fiesta de la Chilaba", el primero de los eventos "typical Egiptian" para entretenernos a los cruceristas. Se lo pasa uno bien, ya os contaré los detalles cuando lleguemos. Pero por la manaña, a pesar de haber leído el plan del día al desayunar, aún no teníamos conciencia clara de que para ir a una "Fiesta de la Chilaba" había que tener.....exacto: una chilaba. Los días son muy largos en estos viajes, y uno no puede adelantarse tanto si quiere disfrutar el momento (jeje). Pero no importa, porque se encargaron de recordárnoslo a voz en grito. Resulta que lo de la "Fiesta de la Chilaba" es algo que se repite en todos los barcos y unos "habibis" avispados hacen su particular agosto con ella. 
En un momento de la mañana, nuestros cuñados nos llaman para que vayamos a su camarote. Resultan que han llegado unas barquillas, han golpeado al barco por estribor (a donde daba la habitación de ellos, la nuestra estaba enfrente y daba a babor) y se han amarrado al barco mediante sogas.
A partir de entonces los gritos comienzan a llamar la atención de todos los cruceristas que están en sus camarotes: ¡Se trata de vendedores de chilabas a domicilio! En unos segundos, comienzan un sinfin de operaciones de compra-venta utilizando el lenguaje universal de los signos y el chapurreo. 
Aunque alguna chilaba se pierda irremediablemente en la inmensidad del Nilo, estos arriesgados vendedores se ganan algunos eurillos o libras egipcias para ir "tirando" (perdón por el chiste fácil).
La pregunta que nos hacemos mentalmente al instante sobre cómo harán llegar la mercancía a los compradores se resuelve al instante: a lanzamiento limpio.
No hay normas escritas, pero todos los cruceristas llegan a la misma conclusión: no se puede pagar con tarjeta. Aquí, el pago se realiza envolviendo el dinero en las envolturas de plástico y lanzándolas a las barcas. Y este envío sí que no se pierde. 
O no tan limpio porque algunas chilabas caen al río, bien por falta de puntería de los lanzadores (lo menos frecuente) o por falta de pericia del comprador para cazarla al vuelo. Pero no pasa nada. El egipcio avisa a un compañero de una barquilla que se encuentra más atrás para que uno de sus tripulantes "pesque" literalmente la chilaba perdida, que está protegida por su correspondiente envoltura de plástico. Incluso en estas condiciones es indispensable el regateo. 
Alguien les dice: ¡en la tienda vale menos! Y uno de ellos responde con un típico de gesto de mantener el equilibrio, como queriendo decir: ¡sí, "cohone", pero aquí yo me estoy jugando el pellejo, y el dueño de la tienda no!
La proximidad de la esclusa es el toque de queda para el fin de las transacciones. Los habibis apresuran a los compradores para que se decidan ya, puesto que deben soltar amarras. 
Esna y la esclusa
La ciudad de Esna se encuentra en la ribera del Nilo, a unos 55 km al sur de Lúxor. La esclusa del río Nilo, situada junto a la ciudad, es paso obligado para salvar un desnivel de unos diez metros, siendo parada obligatoria para todos los cruceros que navegan por el río. 
La visita a la ciudad no entra dentro de las escalas habituales del crucero. Según parece, en ella destaca un santuario dedicado al culto de Jnum, del cual solo se conserva la Sala Hipóstila. 
Jnum o Cnum era considerado el creador del "huevo primordial" de donde surgió la luz solar, al inicio de los tiempos, que dio vida al mundo (en uno de los capítulos de la visita al Templo de Karnak ya contamos como se produjo la "Creación de Egipto"). 
Era el Dios alfarero que modelaba con lodo del Nilo a las personas, creando su ka en el momento de nacer. Dios de la fertilidad, también era guardián de las aguas del inframundo (Duat) y custodio de las fuentes del Nilo en Elefantina.
A partir de aquí, algunas instantáneas durante el trayecto, antes de llegar a Esna.
Según una tradición, Jnum creaba a los hombres con su torno de alfarero, pero rompió su rueda cansado de hacerla girar y colocó, en cada mujer, una parte de ella. Desde entonces pudieron reproducirse sin su intervención.
Formó parte de la tríada de Esna, con Satis y Neit; de la tríada de Elefantina, siendo esposo de Satis y padre de Anukis; en la Baja Época serán con Neit y Heka con quienes forma tríada. Era el esposo de Heket en Antinoe.


El paso de la esclusa.
El desnivel que debe salvar la esclusa corresponde a una catarata, pero esta catarata no se trata de una de las seis famosas cataratas del Nilo, de las que la primera se encuentra más al sur, en Asuán y las 5 restantes, en este orden se encuentran ya en territorio sudanés. 
De norte a sur: la primera en Asuán, la segunda en Wadi Halfa, la tercera en Kerma, la cuarta entre Abu Hamed y Dongola, la quinta está a 45 kilómetros de Berber y la sexta y última a 80 kilómetros de Jartúm.
Aquí vemos la imagen desde Google Earth. Marcadas con flechas las zonas de entrada y salida del barco en la esclusa. 
Aquí, desde más altura, el segundo paso estrecho que debemos atravesar para seguir nuestro camino. Y a continuación, varias fotos del proceso y vistas generales.
Diversas imágenes del puerto y esclusa de Esna.
Curiosa esta foto del piloto de la motonave sentado en la gigantesca silla, dirigiendo el movimiento.
Una vez encajonado el barco, comienza a subir el nivel del agua
Las compuertas en primer plano
Las compuertas en proceso de apertura
Vía libre
Otros compañeros de viaje.
Vista general
Los guardianes se apuntan al espectáculo.
Amarrados al cantil.
Al fondo, el segundo y último paso estrecho.
Atravesando el segundo paso estrecho.
El último escollo
Aquí un video de las compuertas de la esclusa abriéndose.
Proa al sur
Dejamos atrás la esclusa para relajarnos un poco con los paisajes egipcios desde el Nilo. Aprovecharemos para dedicarle un poco de tiempo a comprender qué era eso del Ka y el Ba para los antiguos egipcios, así como otras partes del alma o espíritu de estos fascinantes hombres y mujeres de la Antigüedad. Naveguemos hacia el próximo capítulo.
Referencias bibliográfícas:
http://es.wikipedia.org/wiki/Jnum
http://es.wikipedia.org/wiki/Ka_(mitolog%C3%ADa)
http://www.iglesia.net/biblia/libros/genesis.html#cap48
http://goliath.ecnext.com/coms2/gi_0199-6238958/Adan-y-Eva-Origen-del.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Sheut
http://es.wikipedia.org/wiki/Ib_(mitolog%C3%ADa)
http://es.wikipedia.org/wiki/Ren_(mitolog%C3%ADa)
http://es.wikipedia.org/wiki/Ba_(mitolog%C3%ADa)
http://es.wikipedia.org/wiki/Aj_(mitolog%C3%ADa)

No hay comentarios: