viernes, 28 de septiembre de 2012

La Basílica


Si en términos modernos, el Foro era la "city" de Pompeya, la Basílica era, sin lugar a dudas, su Bolsa, el corazón por excelencia de las actividades económicas, pero también de los pleitos jurídicos, civiles y comerciales de la ciudad.
(Reg. VIII, Ins 1, 2).

El edificio que la albergaba, el más grandioso y solemne de los monumentos públicos pompeyanos, surgió en la esquina sudoeste del Foro hacia finales del siglo II a.C., (como lo atestiguan algunas inscripciones en lengua oscosamnita descubiertas en el lugar) en el marco de una planificación urbanística cuyo objetivo consistía en otorgar a la ciudad un aspecto monumental. 
La Basílica vista desde el aire, gracias a Google Earth.

Su planta es rectangular y está separada en tres naves. Se extendía sobre un área de 55x24 metros.  

La entrada principal, precedida por un vestíbulo de pórtico sin cobertura y realzada con respecto al nivel de la plaza, estaba insólitamente situada sobre uno de los lados cortos del rectángulo, el que se encuentra apenas detrás del pórtico del Foro. Otras dos entradas secundarias se hallaban en el centro de los lados largos.

Una vez superado el ingreso, el interior se abría subdividido en tres naves distintas: la central, más amplia, estaba rodeada de 28 robustas columnas revestidas de estuco. A lo largo de las naves secundarias había una hilera de semicolumnas jónicas, en su origen decoradas con un segundo orden de semicolumnas corintias superpuestas a las primeras (en "primer estilo"). Sobre las columnas centrales y las semicolumnas de la parte superior de las paredes descansaba la cubierta de aguas dobles. 

El lado corto, situado frente al ingreso, estaba ocupado por el tribunal, la zona reservada a los jueces de la Basílica, elevado sobre un podio.

En el fondo, se encuentra un alto pedestal de estiilo heleno y destrás aparece el tribunal, esto es, el estrado donde se sentaban los jueces, al que subían por medio de escaleras de madera. 
El edificio, en efecto, se empleaba para administrar justicia y para las negociaciones económicas. 
Después del terremoto del 62 d.C., que lo comprometió gravemente, el edificio fue dejado en estado de abandono.



Cave Canem
Reconstrucción: imagináos a los jueces con toga entrando todos en fila por detrás de la columnata para presidir el juicio.

No hay comentarios: