viernes, 24 de abril de 2015

Capítulo 14 del Viaje a Egipto: Presa de Asuán

Ya estamos atracados en el puerto de Asuán, destino final de nuestro crucero por el Nilo. Aún bajaríamos más al sur, pero esta vez en convoy (como veremos en próximos capítulos). Aunque primero toca disfrutar de todo lo que nos ofrece esta gran ciudad egipcia...


...y el primer sitio adónde nos llevan no es de hace 3.000 años, sino de un poco más cercano en el tiempo. Podríamos decir que se trata de la primera obra de los egipcios modernos que vamos a contemplar, aunque eso es mucho decir, porque en ella intervinieron directa o indirectamente muchas otras nacionalidades. Al igual que las pirámides, también se trata de una megaconstrucción: La Presa Alta de Asuán.



Situación de las presas
Dibujo ilustrativo que encontraríamos más tarde en unos paneles situados en la propia presa. Apreciamos el tramo de río que está situado entre las dos presas: la moderna Presa Alta (a la izquierda) y la antigua Presa Baja (a la derecha). 
Como vemos en el mapa que reproducíamos en el capítulo anterior, la ciudad de Asuán y la isla Elefantina quedarían más al norte (a la derecha del dibujo). Al sur (izquierda del dibujo): el comienzo o zona más septentrional del lago Nasser.
Lago Nasser - Presa Alta - Trecho de río entre presas - Presa Baja - Continuación del río hasta Asuán
Ampliamos un trozo del mapa para ver el detalle de la antigua situación del templo de Isis en la isla de Filé (marcado en blanco), actualmente sumergida. Como marca la flecha, el templo se trasladó a la isla de Agilkia, más alta y que sobrevivió a la elevación de las aguas.


La Presa Baja de Asuán
La Presa Alta no será la primera presa existente en Asuán. La denominada Presa Baja fue iniciada en 1899 por los ingleses cuando merodeaban por estos lares. Situada más cerca de la ciudad, el diseño inicial tenía 1.900 metros de largo por 54 metros de alto y pronto se descubrió que era insuficiente, procediéndose a aumentar su altura en dos fases (de 1907 a 1912 y de 1929 a 1933). A pesar de ello, en 1946 estuvo a punto de desbordarse, por lo que en lugar de aumentar su altura por tercera vez se decidió la construcción de una segunda presa ocho kilómetros río arriba. 
Bonita vista panorámica de la Presa Baja, desde el poblado nubio que visitaríamos más tarde.











De momento, dejamos atrás la Presa Baja de Asuán.

Se necesita otra Presa
image
Vista aérea panorámica tomada prestada de la red
La presa alta de Asuán (El saad al Aali) es una megaconstrucción, diseñada en 1.956, y construida entre los años 1959 y 1970 por los gobiernos egipcio y soviético, con el fin de terminar con las inundaciones que concurrían en el territorio del bajo Nilo como consecuencia del repentino aumento en el caudal del Gran Nilo. 
Las torres eléctricas nos avisan de que ya vamos llegando a la Presa Alta de Asuán.


Entre las torres aparece una especia de tenedor gigante de piedra.



Una construcción condicionada por la Guerra Fría
El proyecto de la nueva presa comenzaría en 1952, tras la revolución de Nasser, militar que tras su golpe de estado contra el gobierno del rey Faruq, proclamaría la república y reemplazaría las políticas pro-occidentales de la monarquía por una nueva política socialista y panarabista. 
Amigos de conveniencia: como recuerdo a esta intervención soviética en el proyecto, quedaría el Monumento egipcio-soviético a la Amistad, obra muy del gusto de la época. 

Durante la opulenta ceremonia de dedicación, el Presidente egipcio Anwar el-Sadat cortó la cinta ceremonial mientras una banda tocaba y se soltaba una bandada de palomas. Nikolai Podgorny, líder de la legislatura soviética, estaba presente, ya que la URSS había donado 554 millones de dólares hacia el costo total de construcción de la represa de 800 millones. “Pero de no ser por una decisión rápida de los Estados Unidos,” escribió Time, “Richard Nixon podría haber estado en la plataforma en vez de Podgorny.” 

En un principio, los Estados Unidos ayudarían a financiar la construcción con un préstamo de 270 millones de dólares. Los Estados Unidos, junto con Gran Bretaña y el Banco Mundial, habían ofrecido 286 millones de dólares para financiar la construcción de la represa. Pero cuando el Presidente Gamal Abdel Nasser buscó ayuda de la Unión Soviética, Washington rápidamente retiró su oferta y Gran Bretaña y el Banco Mundial le siguieron.

En un discurso durante la ceremonia de apertura, Sadat agradeció a la Unión Soviética por su apoyo y atacó a los Estados Unidos. “Su promesa rota acerca de la Alta Represa es un enlace en una continua cadena que nos deja sin duda alguna de que lo que vemos es una línea política norteamericana no amigable con las aspiraciones de los árabes, y amenazando las ambiciones legitimas que constituyen un desarrollo pacifico para la construcción de la vida sin gastarse en la guerra,” dijo.

Como consecuencia de que Estados Unidos retirara su financiación al proyecto en 1956, el Presidente Nasser respondió nacionalizando el Canal de Suez (que une el Mediterráneo con el Mar Rojo y que había estado bajo protección británica desde el siglo XIX, convirtiéndose en un pasaje vital para el petróleo), con el objetivo de utilizar los ingresos que proporcionaba para ayudar a la construcción de la presa. Este suceso desencadenaría la denominada Guerra del Sinaí o crisis del Canal de Suez


Gran Bretaña creía que no podía perder el control del canal. El Primer Ministro Anthony Eden desarrolló un plan con Israel y Francia – sin alertar a los Estados Unidos – para retomar el control del canal. Bajo el plan, Israel invadiría Egipto y Gran Bretaña y Francia intervendrían para “proteger” el canal. Israel invadió el 29 de octubre de 1956; al día siguiente, Gran Bretaña y Francia dieron un ultimátum a ambos lados para terminar con la pelea. El plan podría haber sido exitoso si no fuera por la desaprobación del Presidente Norteamericano Dwight Eisenhower. Molesto porque Gran Bretaña y Francia estuvieran interrumpiendo las relaciones con el Medio Oriente, les ordenó evacuar, lo que hicieron en diciembre.

La Crisis de Suez es citada comúnmente como el final de dos poderes imperiales; "significó que ya no podían Gran Bretaña o Francia actuar por si solas en el escenario mundial". Y también supone una de las claves por la gran división que siempre ha mostrado Europa: Gran Bretaña por un lado y los demás por el otro.

El sucesor de Eden, Harold Macmillan, determinó que Gran Bretaña debería aliarse cercanamente con los Estados Unidos en todo momento y “desde entonces, Gran Bretaña no ha querido oponerse a ninguna política de los Estados Unidos.” Francia, mientras tanto, se alejó de Gran Bretaña y los Estados Unidos y se acercó en vez a Alemania y Europa continental. “Los ganadores finales de la guerra,” escribe HistoryNet, “fueron Egipto y la Unión Soviética. Nasser, quien por si solo puede que nunca hubiera ganado el puesto que consiguió, emergió cono héroe del mundo musulmán. La propiedad egipcia del Canal de Suez fue reafirmada. La Unión Soviética, luego de esperar a involucrarse en un área considerada fuera de la esfera de influencia occidental, se vio ahora invitada por la puerta principal como amiga de los árabes.”

Aparte de la ayuda monetaria, los soviéticos proporcionaron técnicos y maquinaria pesada y el diseño corrió a cargo del instituto ruso Zuk Hydroproject.

El progreso llega al desierto: las ventajas de una obra faraónica
"El Nilo se desbordaba anualmente, cuando las aguas procedentes de Uganda y Sudán fluían hacia el bajo Nilo en verano. Desde la antigüedad, estas crecidas fueron las que convirtieron las tierras próximas al río en una fértil vega, ideal para la agricultura, al dejar un sedimento de nutrientes y minerales en el suelo, el limo... 
...Sin embargo, la impredecible alternancia del nivel de las crecidas conllevaba la pérdida de cosechas enteras por anegamiento o sequía y la consiguiente hambruna en la población, por lo que se consideró necesaria la construcción de una presa que regulara el nivel de las inundaciones para proteger las tierras de labor y los campos de algodón".
"Los efectos de las peligrosas inundaciones de 1964 y 1973 y las terribles sequías como las de 1972-73 y 1983-84 quedaron mitigados. Se creó una nueva industria pesquera alrededor del lago Nasser que continúa en su pugna por prosperar debido a la distancia a la que se encuentra cualquier mercado significativo".
Al igual que la presa de Asuán, la presa más famosa de España (Isabel Pantoja) también se encuentra en la actualidad rodeada por verjas, muros y alambradas.
Generación hidroeléctrica: Con una producción hidroeléctrica de 10.000 GWh/año, la presa alberga 12 generadores de 175 megavatios cada uno. El suministro eléctrico comenzó en 1967, cuando la presa alcanzó su cenit de producción, generando aproximadamente la mitad de la electricidad necesaria para el consumo de todo Egipto (dato que, al crecer las necesidades, ya bajaría al 15% en 1998) y permitiendo, por primera vez, la conexión eléctrica en la mayoría de los pueblos egipcios.



El lago Nasser
¡Cuántos faraones del Antiguo Egipto habrán deseado ser capaces de controlar a su merced la furia del Gran Nilo! ¡Cuánto poder le hubiera otorgado a aquél que lo lograra! La magia de los sacerdotes capaz de obrar el milagro llegó, aunque se hiciera de rogar unos cuantos milenios.

El lago Nasser es un lago artificial creado en la cuenca media del río Nilo, consecuencia de la construcción de la Presa Alta de Asuán (1958-1970). Situado al sur de Egipto, se extiende hasta pasar la frontera con Sudán. Mide aproximadamente 550 km de largo y 35 km de ancho en su punto de mayor amplitud, cerca del Trópico de Cáncer. Ocupa una superficie total de 5.250 km² y su capacidad es de 157 km³ de agua.
En sentido estricto, se llama Lago Nasser sólo a la parte que se encuentra en territorio egipcio y que ocupa el 83% de la superficie total, mientras que los sudaneses prefieren llamar a su parte Lago de Nubia.

La presa Alta de Asuán y el Lago Nasser en números

"El volumen de la Presa Alta equivale a 17 veces el de la Pirámide de Giza". 
  • Medidas de la Presa Alta: 3.600 metros de largo y 980 metros de ancho en la base, por 40 metros de ancho en la cúspide. Altura: 111 metros. 
  • Cronología de la construcción de la Presa Alta:
    • Fecha de comienzo la presa: Enero de 1960. 
    • Fecha de finalización del embalse y comienzo de su llenado: 1964.
    • Fecha de finalización de la presa Alta, , fue concluida en su totalidad el 21 de julio de 1970 (o Enero de 1971 según las versiones).
    • Fecha de llenado del embalse hasta su capacidad total: 1976. 
  • Volumen de material utilizado: 43 millones de metros cúbicos.
  • Flujo de agua: en condiciones de máxima capacidad puede dar salida a 11.000 metros cúbicos de agua por segundo. Posee aliviaderos de emergencia adicionales para un volumen de 5.000 metros cúbicos y el canal de Toshka, que enlaza el embalse con la depresión Toshka.
  • Medidas del lago Nasser: 480 km de largo y 16 km en su parte más ancha; su área en la superficie es de 6.000 km² y contiene entre 150 y 165 km³ de agua.
"El proyecto de la Presa Alta es considerado como el reto egipcio frente a la naturaleza silenciosa". 

El precio del progreso: consecuencias negativas de la Presa Alta
La primera y más inmediata consecuencia de la construcción de la Presa Alta de Asuán (denominada Sadd al-Alí), fue la amenaza que supuso para el pueblo y monumentos nubios situados río arriba. Inundó gran parte de la baja Nubia y fueron trasladadas más de 90.000 personas. 
La subida del nivel de las aguas hizo necesarios una serie de proyectos de reubicación de restos arqueológicos que se llevaron a cabo durante los años sesenta del siglo XX. Varios lugares con importantes restos arqueológicos nubios fueron desmontados bloque a bloque y trasladados a ubicaciones más elevadas. En Sudán, el puerto fluvial y la terminal de ferrocarriles de Wadi Halfa quedaron cubiertos por las aguas, teniéndose que crear una nueva ciudad para sustituirlos. 
Emprendemos el regreso a Asuán. Fotos desde el autobús.

"El proyecto de construcción de este embalse causó inquietud entre los arqueólogos debido a que el complejo de Abu Simbel, así como otras decenas de templos, quedaría sumergido bajo las aguas. En 1960, una operación de rescate patrocinada por la Unesco, localizó, excavó y trasladó 24 de estos monumentos a ubicaciones más seguras o fueron donados a los países que colaboraron en el rescate, como el Templo de Debod, actualmente localizado en Madrid". 
Otras consecuencias, más a medio y largo plazo, atacaron al frágil equilibrio del milenario ecosistema del río Nilo, sobre todo porque los ingenieros que diseñaron la Presa no tuvieron en cuenta el impacto ecológico que su construcción tendría sobre la fauna, la flora y la economía de los pueblos que habitaban los márgenes del río.
  • Sedimentación excesiva aguas arriba.
  • Erosión aguas abajo.
  • Desaparición de especies animales que efectuaban migraciones a lo largo del río.
  • Destrucción y salinización del delta del Nilo: la reducción del caudal del río ha causado que las aguas saladas del Mar Mediterráneo penetren en el terreno a lo largo de la costa cercana a la desembocadura.
  • Disminución de la productividad en las pesquerías.
  • Emigración de animales marinos al suprimirse la barrera de salinidad.
  • Subida del nivel freático de las aguas en las vegas cercanas.
  • Contaminación del río provocada por fertilizantes, herbicidas y pesticidas.
  • Aumento de animales transmisores de enfermedades tales como el mosquito de la malaria o los caracoles de la biharziasis. 
Espectacular vista del Templo de Isis, cazado al vuelo desde el autobús en el viaje de regreso a Asuán.



La foto de rigor frente a la presa. Nos vemos en el siguiente capítulo.

Bibliografía: